Del 19 al 21 de febrero los clientes de Raytec Vision S.p.A. y Gemini han tenido la oportunidad de probar la cosechadora Bellavista directamente en campo: en Cartagena (España), en los campos de espinacas de Toro Verde, propiedad de Justin Edgell, se llevó a cabo el primer “field-test” con clientes potenciales. Estos han tendido de esta manera la oportunidad de tocar comprobar de primera mano las ventajas de Bellavista, la primera cosechadora para baby-leaf en el mundo equipada con una seleccionadora óptica.

Fruto de un proyecto altamente innovador, Bellavista elimina los cuerpos extraños más peligrosos directamente en el campo gracias a un sistema de visión dotado de tecnología NIR (Infrarojo cercano) y análisis de la clorofila. La máquina está equipada con la seleccionadora Rayfly, de Raytec Vision que utiliza una tecnología exclusiva para evitar la interferencia de la luz solar, elemento crucial en fase de cosecha. Ésta seleccionadora está compuesta por un sistema de doble visión que lee los objetos mientras están en vuelo con expulsión mediante paletas con accionamiento electroneumático, con el objetivo de garantizar una selección fiable en el momento de la recolección: es posible en efecto individualizar todos los defectos con una dimensión mayor a 10 mm, rechazando el 95% de los contaminantes presentes.

La máquina se compone principalmente de tres secciones: una sección de cosecha compuesta por cuchilla y transportador en pendiente, un batidor de red metálica extra largo para eliminar cotiledones y algunos contaminantes, y por último la sección de clasificación óptica. La cosechadora-seleccionadora está equipada con un motor de 75 CV certificado EPA, 4 ruedas motoras, tracción inteligente, componentes oledinámicos Rexroth, sistema de control CAN-BUS y protección IP66.

«Bellavista no es solo sinónimo de calidad, eficiencia y seguridad, se distingue también por una particular atención al confort: el operador está cómodamente sentado y dispone de un gran monitor a colores a pantalla táctil para interactuar fácilmente con todas las funciones. El punto de conducción se encuentra además en una posición estratégica para el control de la totalidad de las operaciones de cosecha, garantizando una visual completa sobre la zona de corte, sobre el transportador, el batidor como también la zona de descarga».